Trastorno limite de la Personalidad

Inicio / Tratamiento / Trastorno limite de la Personalidad

¿Qué es el trastorno limite de la personalidad?

Estamos ante un trastorno mental que define a quien muestra un prolongado comportamiento emocional muy inestable, con acciones impulsivas y relaciones problemáticas con los demás.

No se sabe cuál es el origen del trastorno límite de la personalidad, también conocido por TLP. Distintas hipótesis apuntan a factores genéticos, familiares y sociales.

Sí que se han establecido factores de riesgo, como pueden ser el abandono en la infancia o la adolescencia, un entorno familiar desestructurado y con déficits en la comunicación, o el haber sufrido abuso sexual, físico o emocional.

Y, aunque se diagnostica con más frecuencia el TLP en mujeres, no significa que los hombres no puedan sufrirlo

> SINTOMAS DEL TRASTORNO LIMITE DE LA PERSONALIDAD

Algunos de los síntomas que suelen presentar las personas con trastorno límite de personalidad (TLP) es la inconsistencia de sus intereses y valores, valorarlo todo de manera radicalmente extrema, opiniones cambiantes sobre los demás lo que provoca relaciones poco objetivas, desmesuradas e inestables, miedo intenso al abandono, imposibilidad de aceptar la soledad, sentimientos frecuentes de vacío y falta de interés, sentimientos desmedidos de ira, compulsividad (incluyendo el consumo de sustancias o las relaciones sexuales), crisis repetitivas de angustia, actos de autolesión (incluyendo sobredosis).

Por ello, este trastorno puede presentar entre otros problemas de depresión, drogadicción, problemas laborales, familiares y sociales e intentos de suicidio y suicidio.

> TRATAMIENTO CON PSICOTERAPIA

Para el tratamiento de este trastorno, se recomienda la psicoterapia individual.

Con la psicoterapia a largo plazo, la persona afectada de trastorno límite de personalidad puede ir mejorando gradualmente.

También puede administrarse medicación, que, a veces puede mejorar los altibajos en el estado de ánimo y afrontar la depresión u otros síntomas que acompañan a este trastorno.

Las perspectivas del tratamiento están condicionadas con la gravedad del trastorno y de la aceptación de ayuda por parte del paciente.